Siempre que viajo me llevo mi kit de supervivencia conmigo (un cuaderno, lápices y acuarelas)!

El cuaderno me salva al ser un diálogo conmigo misma y una expresión de mis vivencias.